XVII PREMIO ELVIRA MORAGAS “ El farmacéutico en defensa de la vida”

Con motivo del II Simposio de la Asociación Española de Farmacéuticos Católicos, efectuado  en Toledo,  se le ocurrió a José López Guzmán que los alumnos de facultad  de farmacia de la Universidad de Navarra prepararan para el mismo,  trabajos sobre  la defensa de la vida y fueron siete los  jóvenes que presentaron sus escritos,  siendo premiados los dos mejores trabajos. Eso fue el año 1995.

Con ese motivo  la Junta Directiva de la Asociación acordó el año 1996, programar oficialmente  el Concurso de “ El farmacéutico en defensa de la vida “ .

Y cuando en mayo de  1998  nuestra compañera Elvira Moragas Cantarero fue beatificada por Juan Pablo II , el concurso pasó a denominarse Premio  Elvira Moragas.

A continuación publicamos las bases de la XVII convocatoria de este concurso:

 

1.El concurso está abierto a todo el mundo: farmacéuticos, estudiantes de farmacia, profesionales sanitarios, abogados, políticos. Se instituyen dos premios: el primero dotado con 2.250 € y el segundo con 1.300 €.

 

2.Los trabajos serán originales e inéditos. Tendrán una extensión mínima de 15 hojas en formato Word (Times New Roman, tamaño de letra 12), sin firma ni indicación alguna que pueda identificar al autor. En la primera página sólo se expresará el título y un lema.

 

3.Los trabajos se enviarán por correo electrónico a la dirección de la Asociación contacto@farmaceuticoscatolicos.org en formato PDF sin indicar el nombre del autor/autores, identificándolos con un lema.

 

4.Se enviará una copia del trabajo impresa a la Asociación Española de Farmacéuticos Católicos, C/Villanueva 11, 7ª Planta. 28001. Madrid, junto con un sobre cerrado con el lema del trabajo, en el que se incluirá el nombre del autor o autores, su dirección postal y de correo electrónico, teléfono y un breve currículum.

 

5.El plazo de admisión de los trabajos termina el 30 de marzo del 2014.

 

6.El jurado estará compuesto por cinco miembros: dos representantes de la AEFC, un representante de la Facultad de Farmacia, un miembro de la Organización Colegial Farmacéutica y un representante de alguna organización para la Defensa de la Vida.

 

7.El fallo del jurado será inapelable. Los premios podrán declararse desiertos si a juicio del jurado los trabajos no tienen un mínimo de calidad. Podrán otorgarse accésit.

 

8.El hecho de concursar supone la aceptación de las presentes bases.

cartelPREdef

FacebooktwittermailFacebooktwittermailby feather

I Jornada de Asociaciones Profesionales Farmacéuticas

jornada-asociaciones-profesionales-farmaceuticas

Esther Fonseca representó a la AEFC en la I Jornada de Asociaciones Profesionales Farmacéuticas, celebrada el 19 de abril de 2013, en la Universidad Francisco de Vitoria.

En la misma participaron diferentes asociaciones que expusieron sus objetivos y actividades. También hubo  dos interesante mesas redondas donde se debatió la formación que se debe dar al farmacéutico, particularmente desde la Universidad, de cara a satisfacer las necesidades de la sociedad del siglo XXI.

Nuestra presidenta participó en una de las mesas redonda, donde expuso con gran claridad la necesidad de una mayor formación ética-profesional, dado que el farmacéutico es un profesional sanitario, que trata con personas, con seres humanos, que debe ser tratados con respeto. Conocimientos éticos necesarios, ya que el medicamento debe ser usado para hacer un bien a los demás. No todo lo científicamente posible es moralmente aceptable. El farmacéutico debe guiarse por una visión humana de la enfermedad y actuar en consecuencia con un acercamiento humano al paciente que sufre.

Entre los valores fundamentales que deben guiar al farmacéutico en su labor, señaló:

  • El objetivo prioritario en el desarrollo de su actividad  profesional , es contribuir a preservar la salud física,  psíquica de las personas, por encima de los aspectos de rentabilidad económica de los medicamentos.
  • El farmacéutico debe valorar y contribuir a una adecuada utilización de los medicamentos, para evitar su mal uso o abuso , en una sociedad excesivamente medicalizada.
  • El farmacéutico debe promover con su compromiso solidario el acceso universal de los medicamentos a los enfermos que lo requieran y tener siempre presente el pleno desarrollo de la persona humana.

Conclusiones:

  1. El farmacéutico va a influir en la salud de las personas, su formación técnica y ética es muy importante para llevar a cabo su trabajo
  2. Somos expertos del medicamento, aunque muchas veces nuestra labor es escuchar, aconsejar, ayudar, acompañar…
  3. Importancia de asignaturas que capaciten al farmacéutico a tratar al paciente con la dignidad que merece como ser humano

Por grandes que sean las expectativas científicas, mayores son las del pensamiento y las del corazón del hombre. Gloria Mª Tomás y Garrido.

FacebooktwittermailFacebooktwittermailby feather