DESEAR TENER HIJOS Y DESEAR NO TENERLOS: Cómo ayudar desde la oficina de farmacia

Las personas que trabajan en la oficina de farmacia conocen a parejas que, habiendo adquirido un compromiso de vida en común, se enfrentan a la decisión de planificar su familia. E igualmente tratan a otras que, deseosas de tener hijos, encuentran dificultades para concebir.
Se puede y debe, desde la posición sanitaria responsable de los farmacéuticos, suministrar la información que necesitan, sin sesgos, pues no sólo hay un camino para las respuestas; en realidad hay dos: uno moralmente ético, el otro no.
Pero la sociedad fluye a un ritmo rápido y el trabajo de estos profesionales no es una excepción. No disponen del tiempo necesario para atender a quien consulta este tipo de cuestiones. Y no sólo es el tiempo: sería idóneo poder responder con una información actualizada, rigurosa y esperanzadora.
La realidad es que las farmacias no disponen de recursos para transmitir esta información y que ofrecen, todo lo más, una respuesta amable invitando a buscar información en el centro de salud, o en internet… Creemos que es posible ofrecer al personal de farmacia las herramientas y el conocimiento científico-ético necesario sobre estos temas para que sirvan de primer acercamiento hacia la resolución de estas cuestiones cuando sean planteadas por sus pacientes.

1. QUEREMOS TENER HIJOS …Y NO PODEMOS. Cuestiones sobre reproducción artificial humana.

Una pareja es estéril cuando después de al menos un año de vida sexual normal y sin contracepción no ha conseguido ningún embarazo. Las causas más frecuentes de esterilidad en el hombre son: alteraciones anatómicas, endocrinas y cromosómicas, diabetes, estrés, infecciones y factores inmunológicos. En la mujer son: causas ováricas, anomalías a nivel de las trompas de Falopio o del útero, del cérvix y causas inmunológicas. Cuando se diagnostican bien, la esterilidad se puede curar sin necesidad de usar técnicas de reproducción.
¿ A qué técnicas de reproducción asistida aconsejamos recurrir?
A aquellas que:
– permiten que el hijo sea fruto de la relación íntima amorosa de sus padres. Es muy importante que el hijo reciba su mayor bien (la vida) en un acto de amor conyugal, y que pase los primeros momentos decisivos de su vida (cuando está más indefenso) protegido por su madre.
– respetan y tratan como persona al embrión humano. Es injusto detener su desarrollo dejándolo congelado meses o años, o destruirlo porque nadie apuesta por él.
– no sustituyen a ninguno de los cónyuges buscando semen u óvulos de otros.

¿Cuáles son estás técnicas?
– todos los tratamientos médicos, quirúrgicos, psicológicos, etc. que sirven para curar la esterilidad. El sufrimiento de una pareja estéril no se elimina con solo ponerles en los brazos un hijo.
– algunas técnicas que cumplen ciertas condiciones: el proceso de fecundación y concepción tiene lugar dentro del organismo femenino, el origen del proceso es siempre un acto conyugal, y el procedimiento técnico no sustituye ni a los esposos (buscando semen u óvulos de otros) ni la unión conyugal (recogiendo el semen por masturbación, etc.). Por ejemplo las llamadas relaciones programadas y también una modalidad de Inseminación Artificial.
– NaProTecnología.
Todavía poco conocida en España, es una nueva parte de la medicina de la reproducción que utiliza todos los recursos médicos, quirúrgicos y sanitarios disponiebles actualmente. Busca ayudar y potenciar los mecanismos reproductivos naturales para curar las causas de esterilidad. Además permite mantener íntegra la salud reproductiva y ginecológica de la mujer.
¿Qué técnicas de reproducción asistida plantean problemas éticos?
– La Inseminación Artificial. Porque normalmente se realiza siguiendo una modalidad en la que se sustituye bien el acto conyugal, usando semen que no procede de una relación sexual, o bien a los cónyuges, por el hecho de recurrir a semen u óvulos de otras personas.
– La Fecundación in vitro (FIVET) y la ICSI (Inyección Intra-citoplásmica de espermatozoide).
Por diversas razones:
a) la obtención de gametos: el semen se obtiene aparte del acto conyugal y la mujer es sometida a una hiperestimulación ovárica no exenta de riesgos para su salud.
b) el modo de tratar al embrión: la embriología actual afirma que el fruto de la concepción es un ser humano, y por tanto su vida y su dignidad merecen incondicional respeto. Estas técnicas suelen llevar aparejadas la realización de abortos para evitar los embarazos múltiples, que tienen más riesgo. El procedimiento se denomina “reducción embrionaria”.
c) el hijo no viene a la vida como alguien engendrado (fruto de un acto de amor de sus padres), sino como algo producido mediante una técnica, y por tanto en condición no de igualdad sino de inferioridad respecto a sus padres.
d) deja congelados una parte de los hijos embrionarios que se producen en la FIVET, para usarlos más tarde o destinarlos a investigación. La congelación, además de que detiene el proyecto de vida de los embriones, los coloca en un ambiente fuertemente dañino que puede matarlos.
e) elimina seres humanos o los usa como “material biológico” para investigación.

2. QUEREMOS TENER HIJOS…PERO PREFERIMOS ESPERAR. Cuestiones sobre planificación familiar.

La planificación familiar es la decisión de los esposos sobre el número de hijos que desean tener. Una paternidad y maternidad vividas responsablemente lleva a pensar bien los motivos de esa decisión y los medios que usarán para llevarla a cabo, porque no todos tienen el mismo valor moral. Disponemos de métodos dirigidos a alterar la fertilidad de los esposos (métodos anticonceptivos) y de métodos que respetan el ritmo natural de fertilidad (planificación familiar natural).

Métodos anticonceptivos.

Se engloban en este grupo todas aquellas técnicas que, antes de la unión conyugal, o durante la misma, o una vez realizada, se encaminan directamente a hacer infértil esa unión.
Tipos de métodos anticonceptivos y su eficacia:
– las acciones que ponen una barrera para evitar que entren en contacto el esperma y los óvulos. Son los llamados métodos de barrera: preservativo (eficacia del 98%), diafragma (84%).
– las acciones para alterar el ecosistema hormonal de la mujer. Son los llamados métodos hormonales: la píldora anticonceptiva combinada (99%), los preparados hormonales tópicos (anillo intravaginal, 92%), y los preparados hormonales de larga duración (99%).
– las acciones para destruir quirúrgicamente una parte del aparato reproductor: la vasectomía (en el varón) y la ligadura de trompas (en la mujer). Su eficacia es superior al 99% pero son irreversibles.
Los métodos anticonceptivos no son moralmente éticos porque al proponerse hacer infértil el acto sexual rompen la misma estructura humana del acto conyugal, con sus dos significados inseparables de una unión profunda de los esposos abierta a la vida.

La planificación familiar natural.

En ella los esposos no lesionan la fertilidad de la mujer o del hombre, sino que adaptan su ritmo sexual a las condiciones cíclicas de la fertilidad femenina. Esta puede ser conocida con gran precisión mediante la observación de los signos y síntomas que, de manera natural, ocurren durante las fases fértiles e infértiles del ciclo menstrual. Se basan en la observación de diversos marcadores biológicos de la ovulación (la secreción mucosa cervical, las características del cuello del útero, la termperatura corporal basal, etc.).
Tipos de métodos naturales y su eficacia:
-Método Sintotérmico: se basa en la observación simultánea de dos indicadores en cada fase: la secreción cervical, la temperatura basal y otros cambios como los producidos en el cuello uterino. Correctamente usados tienen una eficacia (98%) comparable a la del preservativo y las píldoras.
-Método Billings: se basa en la auto-observación de la secreción mucosa cervical y de las sensaciones que esta produce en la vulva. Su eficacia es del 86%.
-Métodos basados en nuevas tecnologías: termómetros electrónicos con microprocesadores, pruebas hormonales caseras….A día de hoy su eficacia es menos que la de los anteriores.
¿Cuáles son las ventajas de los métodos naturales?
– Sobre todo implican un estilo de vida conyugal particular, ya que comprometen a los dos cónyuges para que su unión sexual forme parte de la comunicación, a todos los niveles, de la pareja.
– Permiten realizar la paternidad responsable de los esposos, con tanta eficacia o más que los métodos anticonceptivos.
– Los métodos naturales aprovecharán los períodos infértiles de la mujer para mantener en ellos las relaciones sexuales, manteniendo intacta su fertilidad.
– Son económicos e inócuos, pues carecen de los efectos secundarios (riesgo de enfermedad cardiovascular, cáncer, etc.) que conllevan los métodos anticonceptivos.

3. Bibliografía.

– A. Otte. Eficacia y aceptación de los métodos naturales y comportamiento sexual. Curso de reconocimiento de la fertilidad. Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares (IVAF). Ediciones Internacionales Universitarias. Cap 14.
– J.R. Lacadena Calero. Genética y Sociedad. Discurso de la sesión inaugural del curso. Instituto de España. Real Academia Nacional de Farmacia. Enero 2011.
– The American Society for Reproductive Medicine. Cfr.: NaProTechnology Home Page.
– J.M. Hass. Puntos de meditación sobre la Fecundación in Vitro. Ethics & Medics. VOL 26 NO 7. July 2001.
– SS.PP. Joseph RATZINGER: INSTRUCCIÓN DONUM VITAE SOBRE EL RESPETO DE LA VIDA HUMANA NACIENTE Y LA DIGNIDAD DE LA PROCREACION. Roma, el 22 de febrero de 1987.

4. Páginas webs de interés.

___________________________
Elena Zapata Ramos

FacebooktwittermailFacebooktwittermailby feather

¿PUEDO DONAR ÓVULOS?

Quiero responder brevemente a tres cuestiones.
1-Si donar esas células llamadas óvulos es algo distinto a donar otras partes del cuerpo, como cabellos (donar pelos para hacer pelucas), o sangre (donantes de sangre), etc.
2- Si hacerlo es una donación.
3-Y si es moralmente correcto hacerlo.

Los óvulos son un tipo de células distinto a otro cualquiera de nuestro organismo, y eso condiciona esencialmente el juicio ético sobre su intercambio, préstamo o donación. Los óvulos son células portadoras de la identidad del sujeto y capaces de transmitir esa identidad biológica al hijo. Ninguna otra célula tiene esa propiedad, excepto su complementaria, el espermatozoide: ambas están exquisitamente especializadas para ese fin. Por eso el hijo recibe la identidad de sus padres, sale a ellos. La identidad de un receptor de sangre o de riñones no se ve alterada en una transfusión o un trasplante, en cambio la identidad del hijo resultante de fecundar tal óvulo de aquella mujer en vez de este óvulo de su esposa, sí. “Sale” otro hijo, o mejor, el hijo de otra. La identidad de la esposa y de los hijos queda seriamente alterada.

La mujer que da sus óvulos debe saber que los hijos que nazcan son suyos, y tiene una grave responsabilidad moral hacia ellos, aunque tal vez nunca los conozca ni tampoco llegue a saber de cuál de los hombres con que mezclaron el semen y sus óvulos son también hijos. La dolorosa situación de esterilidad de una pareja deber intentar ser resuelta de un modo diferente al de adquirir óvulos de otra mujer.

Para tener hijos, ¿se le ocurre a alguien que varios hombres prueben a realizar el coito con la esposa, quizá anestesiada para que no sea consciente, a ver si alguno la deja embarazada? Además los óvulos extraídos son también usados para fines distintos a la natalidad. Serán fecundados con esperma de animales, o se intentará producir seres partenogenéticos (o sea, sin intervención de esperma) que serán destruídos en los 5 primeros días de desarrollo. No son cosas inventadas: ya se está haciendo y la ley española lo permite.

A cualquier gesto no se le puede llamar donación. El regalo (el don, la donación) lleva aparejado el amor al destinatario, la benevolencia: querer el bien de la persona que recibe el regalo y de cuantos le rodean o caen bajo su responsabilidad. Cuando no se respeta esa “verdad del bien” en que consiste el regalo, no se habla propiamente de regalo, de don, sino de interés, de tráfico o de mercado. ¿Qué pensarían unos padres del “regalo” de una colección de videojuegos al hijo que está sumido en un completo fracaso escolar? ¿No le retirarían de su alcance ese “don” por considerarlo nocivo para sus verdaderos intereses? ¿Es sensato regalarle a un niño de 8 años un bisturí para que juegue a médicos? ¿Es eso un regalo?

¿Cómo se realiza? La candidata se ha de pinchar ella misma cada día una inyección de hormonas. Algún día deberá ir temprano a la clínica (¿clínica?) para un control de pocos minutos. Esto es importante porque la salud de la mujer puede verse comprometida un 5% de las veces y requerir hospitalización. Hacia final de mes la citan para extraerle los óvulos mediante una punción que será indolora gracias a una suave anestesia. Unas horas de observación y vuelve a casa esa misma jornada, tras recibir el resto de la paga por sus óvulos. ¿Cuánto? En total, unos 900 euros, en España. Muy poco en comparación con otros mercados, como el americano que da unos 6.500 dólares. Y demasiado para que este tráfico pueda seguir siendo considerado una donación. Los gastos de viaje se pagan aparte.

La donación de óvulos es éticamente inaceptable. Porque priva a los hijos que se obtendrán (que son hijos de la “donante”) del derecho a ser concebido en un acto de amor: serán producidos en un laboratorio y cultivados en una estufa como se hace con las bacterias. Porque priva a esos seres humanos del derecho a conocer a su madre y de ser educados por ella. Porque abandona en manos de desconocidos a sus propios hijos. Porque, dejándolos en manos de experimentadores, expone a sus propios hijos a graves abusos contra la salud y la vida. Porque la mujer somete a riesgo innecesariamente su propia salud. Porque el proceso se configura como un proceso de tráfico remunerado de partes de su cuerpo.

D. Juan Carlos Garcia de Vicente.
Licenciado en medicina, doctor en teología moral, profesor de bioética.
Capellán de la AEFC.

FacebooktwittermailFacebooktwittermailby feather

Proyeción película “A los más pequeños de los míos”

Queridos compañeros:

Os invitamos a participar en esta bonita iniciativa.

Jérôme Lejeune, médico e investigador en genética, adquiere fama internacional gracias al descubrimiento de la Trisomía 21, con el equipo del Profesor Turpin, en 1958.

En 1969, mientras recibe el Premio William Allen, la más alta distinción en el ámbito de la genética, en San Francisco, pronuncia un discurso en defensa de la dignidad humana de los embriones, que provoca un auténtico seísmo en el entorno científico. Desde un tiempo atrás era consciente de que su descubrimiento había abierto la puerta al aborto de embriones con anomalías genéticas, y de que si él intentaba evitar ese masacre determinados entornos científicos le darían la espalda.

Testimonios de París a Indianápolis en una película conmovedora que indaga sobre un hombre de Ciencia y de convicciones.

FacebooktwittermailFacebooktwittermailby feather

ONE OF US DENUNCIA EL ATAQUE A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN DE LOS PROVIDA EN FRANCIA

ONE OF US denuncia el atentado a la libertad de expresión y a la posibilidad de información a las mujeres en su maternidad en Francia

Los diputados franceses han aprobado una ley que prohíbe los sitios web que ofrecen información sobre el aborto a las mujeres embarazadas.

La Ley se extiende a algunos sitios web que promueven lo que ellos llaman “información falsa”. Basándose en una legislación de 1993 que penaliza la “interferencia” de terceros ante la “interrupción del embarazo”, originalmente pretendía impedir a los activistas pro-vida desde el bloqueo físico del acceso a clínicas de aborto.

La nueva “realidad digital”, según Rossignol, exige una actualización de su contenido, y ha afirmado que “Hace treinta años los militantes estaban encadenados a clínicas de aborto … hoy sus sucesores continúan esta lucha en la web”.

La ley sanciona esta práctica con hasta dos años de prisión y una multa de 30.000 euros.

One of Us lamenta y rechaza esta regulación que no sólo supone un ataque directo a la libertad de expresión, sino que también bloquea el acceso a la información para las mujeres embarazadas.

El legislador francés se da toda la capacidad para decidir qué tipo de información pueden o no recibir las mujeres. Se plantea como una especie de guía para “proteger” a las mujeres, que no pueden discernir entre la información que pueden y no pueden tener, la que les importa o no les importa, la que necesitan o no necesitan.

La libertad de expresión está claramente restringida en Francia, siendo el legislador quien define qué contenido es “verdadero” y qué contenido no es.

La Constitución Francesa de 1975, que legalizó el aborto en Francia, prevé que las mujeres deben conocer las alternativas al aborto. Por lo tanto, la nueva legislación aprobada, responde a una manipulación de la realidad y la posibilidad de elegir la maternidad. Una sociedad que no protege la maternidad como la esencia misma de la existencia de esa sociedad está limitada al caos.
One of Us quiere declarar clara y enfáticamente que la maternidad es un beneficio social que debe ser protegido, mientras que el aborto es un problema social que la sociedad y los legisladores deben resolver con una política de prevención, no con la censura o la cárcel.

Nota de prensa ONEOFUS

FacebooktwittermailFacebooktwittermailby feather