Bruselas permite la píldora de los 5 días después sin receta

El pasado 21 de noviembre la Agencia Europea del Medicamento (EMA) cambió el estatus de venta de la píldora anticonceptiva EllaOne (píldora de los 5 días siguientes) A partir de entonces se podrá dispensar sin receta en toda la UE.

Hemos creado una alerta a través de la plataforma Citizengo en la que mandamos una carta al director de la EMA y al comisario de Sanidad de la Comisión Europea para transmitirles nuestra preocupación con la medida adoptada y pedirles que la reconsideren.

Según la explicación oficial, se trata de facilitar el acceso a las mujeres de la UE. Supuestamente trata de evitar los embarazos inesperados y los abortos. Sin embargo, la experiencia de la PDD en todos los países europeos en los que se dispensa sin receta es que lejos de disminuir la cifra de abortos, aumenta. La razón es muy sencilla: genera una sensación de falsa seguridad.

La propia ficha técnica del EllaOne señala lo siguiente:

“No se recomienda la administración reiterada de EllaOne dentro de un ciclo menstrual, puesto que no se han investigado la seguridad ni la eficacia de ellaOne tras su administración repetida en el mismo ciclo menstrual.”

¿Cómo se puede permitir la administración sin control médico de un producto cuyo prospecto reconoce que “no se ha investigado la seguridad ni la eficacia”?

La ficha técnica también señala que el EllaOne es un “método de uso ocasional”. Añade que “en ningún caso debe sustituir a un método anticonceptivo convencional”. ¿No resulta contradictoria la venta sin control médico con el supuesto “uso ocasional”?

Por si fuera poco, no existen estudios sobre los efectos a largo plazo de este medicamento. ¿Cómo es posible que un medicamento de futuro incierto y de presente discutible se abra a la venta sin control médico? Sólo hay una posible respuesta: razones políticas.

Recientemente la EMA prohibió la venta del Myolastán (relajante muscular) tras haberse producido muertes en ciudadanos franceses que abusaron de la sustancia. Los riesgos de la PDD son tan graves que Bayer ya ha ofrecido 2000 millones de dólares en compensación de los daños para evitar las contingencias judiciales.

¿Y aún así Europa está dispuesta a colocar en situación de riesgo a las mujeres de la UE? No es razonable.

Escribe al director de la EMA y al comisario de Sanidad y pídeles que recuperen el control médico de un producto que podría ser muy peligroso para las mujeres europeas y para la salud pública.

FacebooktwittermailFacebooktwittermailby feather