Asociación Española de Farmacéuticos Católicos | Problemas éticos en la creación de embriones híbridos de humano y mono. Investigación de Izpisua
17443
post-template-default,single,single-post,postid-17443,single-format-standard,vcwb,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Problemas éticos en la creación de embriones híbridos de humano y mono. Investigación de Izpisua

Problemas éticos en la creación de embriones híbridos de humano y mono. Investigación de Izpisua

Ref.: Observatorio de Bioética UCV. Justo Aznar. Julio Tudela.

Además de producir órganos humano-animales, estas experiencias persiguen estudiar las primeras etapas del desarrollo embrionario, e incluso ser utilizadas para profundizar en el mayor conocimiento de algunas enfermedades y en su tratamiento.

El pasado 15 de abril de este 2021, se publica en la revista Cell el primer trabajo en el que se describe la producción de híbridos humano-mono. Se inyectaron en embriones de mono (Macaca fascicularis) un tipo particular de células pluripotenciales humanas, células pluripotenciales expandidas (hEPSCs, por sus siglas en inglés), que fueron desarrolladas en 2017 (ver más) y tienen un potencial quimérico mejorado, es decir, mayor capacidad de desarrollarse en el embrión animal huésped. En el trabajo que comentamos, se ha comprobado que las hEPSCs sobreviven, proliferan y generan varias líneas celulares en el embrión de mono in vitro. Hasta ahora, el grupo de Izpisua y otros grupos, habían demostrado la producción de embriones quiméricos humano-animales, como ratón, cerdo o vaca,  pero a pesar de los esfuerzos de los diferentes grupos de investigación, no se han podido producir quimeras en las que se genere una cantidad de células humanas suficiente para pensar que éstas pueden ser la base para crear tejidos y órganos en los animales con componente humano. Esto, al parecer, ha podido ser debido a que la distancia de la línea evolutiva de los animales utilizados está muy distante de la línea evolutiva humana. Para solventar esta dificultad, los autores utilizan aquí monos, cuya línea evolutiva es mucho más próxima a la humana.  LEER MÁS.