Asociación Española de Farmacéuticos Católicos | Sobre la publicidad de EllaOne
15719
post-template-default,single,single-post,postid-15719,single-format-standard,cookies-not-set,vcwb,vcwb-ver-2.12.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Sobre la publicidad de EllaOne

Sobre la publicidad de EllaOne

Comentario breve al publireportaje sobre EllaOne aparecido en la revista Digital IM Farmacias bajo el título: Las principales diferencias entre la píldora del día después y la abortiva

https://www.imfarmacias.es/noticia/12182/las-principales-diferencias-entre-la-pildora-del-dia-despues-y-la-a

Ya la cabecera de la noticia deja ver que el artículo no ha sido hecho por un farmacéutico. Y seguramente tampoco por alguien con suficiente conocimiento científico del tema. Dicen que esa píldora se dispensa en los centros autorizados para la Interrupción Voluntaria del Embarazo, pero no es abortiva porque “se da sin receta”. Sin comentarios. Como si la receta diera origen a los mecanismos de acción de las sustancias. Los mismos autores del artículo explican por qué se dispensa sin receta: la emergencia de tomarla cuanto antes. En cambio no explican que no sea abortiva. Incluso no hay una sola frase de los especialistas que citan que digan que no es abortiva. ¿De dónde se lo sacan?

Son ciertos los efectos que mencionan del LNG sobre el moco cervical y la ovulación. También hay cierta evidencia de que el LNG no desanida un embrión ya anidado. Pero nadie ha demostrado que carezca de un efecto sobre el embrión recién formado durante las 24 horas siguientes a la fecundación. Lo cual explicaría su potente eficacia para conseguir que no haya embarazos. Varios estudios científicos apuntan hacia ese efecto. La PDD de LNG supera la eficacia de los mejores anticonceptivos existentes, esos que están diseñados para una acción sobre el moco cervical y la ovulación. Algo “más” tiene que hacer el LNG en esas dosis y ese momento de suministración para conseguir tasas de embarazo cercanas a cero: es cosa de pura estadística.

No se puede decir lo mismo del acetato de ulipristal, que tiene una acción directa sobre el endometrio, es su diana: es evidente que el moco cervical tiene ya “poco que decir” para impedir el paso del esperma cinco días después del coito. No se puede evitar una sonrisa benévola al leer que puede retrasar la ovulación hasta 5 días. Los 5 días de los que se habla son los que pueden pasar tras el coito, en los que la molécula sigue siendo eficaz. Es triste que una revista dirigida a farmacéuticos trate este asunto con tanta ligereza.

Por último, habría que pedirles que declaren no tener conflicto de interés: la promoción que hacen de EllaOne es muy descarada, desde el primer párrafo (una foto y bastante grande, por cierto) hasta el último. Sería lamentable confundir así a colegas farmacéuticos por conseguir un beneficio para la revista.

Juan C. García de Vicente

Médico. Doctor en teología.

Profesor de bioética. Asesor espiritual de AEFC

2017