Asociación Española de Farmacéuticos Católicos | DISCURSO SANTO PADRE PARA LA F.I.P.C.
15607
post-template-default,single,single-post,postid-15607,single-format-standard,cookies-not-set,vcwb,vcwb-ver-2.12.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

DISCURSO SANTO PADRE PARA LA F.I.P.C.

DISCURSO SANTO PADRE PARA LA F.I.P.C.

DISCURSO DEL PAPA JUAN PABLO II
EN LA FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE FARMACÉUTICOS CATÓLICOS

Sábado 3 de noviembre de 1990

Sr. Presidente,
Señoras y señores, queridos amigos,

1. Es un placer para mí darles la bienvenida a quienes han venido a celebrar el cuadragésimo aniversario de la fundación de la Federación Internacional de Farmacéuticos Católicos. Agradezco a su Presidente, Dr. Edwin Scheer, el caluroso saludo que me ha dirigido y  el firme compromiso de su Federación en el cumplimiento de los objetivos valientemente trazados por sus fundadores. Cuatro décadas de actividad creciente confirman la importancia y el valor de su institución.

2. Usted sabe que la Iglesia considera la solicitud a los enfermos como un aspecto privilegiado de su misión. Aunque está particularmente relacionado con el apoyo espiritual, no podía ignorar la salud del cuerpo. ¿No marca a menudo tu idioma, hablando de “gracia medicinal” o describiendo las virtudes y los valores espirituales como “remedios”?

El desarrollo extraordinario de la ciencia y la práctica médica, el de la atención de los enfermos por la sociedad, el de la medicina preventiva presupone un considerable desarrollo paralelo de la farmacología. De esta forma, el farmacéutico, que siempre ha sido un intermediario entre el médico y el paciente, ve ampliar el alcance de su función de mediación. La conciencia de sus deberes lo lleva a reflexionar cada vez más sobre las dimensiones humanas, culturales, éticas y espirituales de su misión. De hecho, la relación entre el farmacéutico y el que pide a los remedios va mucho más allá de sus aspectos comerciales, ya que requiere una profunda percepción de los problemas personales del sujeto, así como para los servicios éticos fundamentales prestados a la vida y la dignidad de la persona humana.

3. Como a menudo he tenido la oportunidad de destacar, los farmacos pueden ser solicitados con fines no terapéuticos, susceptibles de contravenir las leyes de la naturaleza, en detrimento de la dignidad de la persona. Por lo tanto, está claro que la distribución de medicamentos, así como su concepción y su uso, debe regirse por un estricto código moral, cuidadosamente observado. El respeto por este código de conducta presupone la fidelidad a ciertos principios intangibles de la misión de los bautizados, donde el deber del testimonio cristiano son especialmente oportunos.

Todo esto requiere, por parte del farmacéutico, una reflexión incesantemente renovada. Las formas de agresión hacia la vida humana y su dignidad se vuelven más numerosas, especialmente a través del uso de medicamentos, cuando nunca deben usarse contra la vida, directa o subrepticiamente. Esta es la razón por la cual el farmacéutico católico tiene el deber, de acuerdo, además, con los principios inmutables de la ética natural propios de la conciencia del hombre, de ser un cuidadoso asesor de quienes compran los remedios, sin hablar de la ayuda. moral que puede dar a todos aquellos que, habiendo venido a comprar un producto, esperan de él también un consejo, una razón para esperar, una forma de seguir.

4. En la distribución de medicamentos, el farmacéutico no puede renunciar a las necesidades de su conciencia en nombre de las leyes del mercado, ni en nombre de una legislación conforme. La ganancia legítima y necesaria siempre debe estar subordinada al respeto de la ley moral y a la adhesión al magisterio de la Iglesia. En la sociedad uno debería ser capaz de reconocer a los farmacéuticos católicos, al mismo tiempo testigos competentes y fieles, sin los cuales las instituciones y asociaciones que los agrupan perderían su razón de ser.

Para el farmacéutico católico, la enseñanza de la Iglesia sobre el respeto por la vida y la dignidad de la persona humana, desde su concepción hasta sus últimos momentos, es de naturaleza ética y moral. No puede estar sujeto a cambios en las opiniones o aplicarse según las opciones flotantes. Consciente de la novedad y complejidad de los problemas planteados por el progreso de la ciencia y las técnicas, la Iglesia hace oír su voz con más frecuencia y da indicaciones claras al personal de salud del que los farmacéuticos forman parte. Adherirse a esta enseñanza es ciertamente una tarea difícil de cumplir concretamente en su trabajo diario, pero es, para el farmacéutico católico algo fundamental a lo que no puede renunciar.

5. En el ejercicio de su profesión, está llamado a mostrarse cercano a los usuarios de medicamentos: como el Buen Samaritano, no solo como una función de sus necesidades inmediatas, sino como un hermano que pide más que una ayuda material.

El Evangelio habla de un poder sanador que emana de la persona de Cristo; los enfermos  lo buscaban a él como aquel que sabía cómo curar almas y cuerpos. Es en este espíritu que estás llamado a actuar, en virtud de tu profesión y su fe cristiana. Esta fue la inspiración de sus fundadores, a quienes recordamos hoy con admiración y gratitud. Su asociación lo ayuda a tomar una conciencia clara de sus deberes específicos.

La Iglesia necesita vuestro testimonio que pueda explicarse, entre otras cosas, a través de vuestra acción, para dirigir a las autoridades públicas hacia el reconocimiento, en la legislación, del carácter sagrado e intangible de la vida y de todo lo que pueda contribuir a mejorar sus condiciones. físico, psicológico y espiritual.

6. Desde mi corazón, invoco a su Federación, a ustedes, a sus familias y en su trabajo diario, el apoyo de la Bendición de Dios. Que la Santísima Virgen, Madre de la bondad y la sabiduría, lo guíe en el camino de la fe y en el servicio que hacen a la vida.