Asociación Española de Farmacéuticos Católicos | Sobre la muerte cerebral
15764
post-template-default,single,single-post,postid-15764,single-format-standard,cookies-not-set,vcwb,vcwb-ver-2.12.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Sobre la muerte cerebral

Sobre la muerte cerebral

 

En 1968 un comité de expertos de la Universidad de Harvard propuso una definición del coma irreversible, a la que denominó “muerte cerebral” (brain death), y estableció un protocolo para su diagnóstico. A partir de entonces este término entró a formar parte tanto del vocabulario científico-médico, como sucesivamente, del lenguaje común. En los últimos decenios se ha observado un cierto debate, a nivel más filosófico que médico, sobre el concepto de “muerte cerebral”, que ha favorecido en algunos una sospecha con respecto a su validez como criterio de muerte, sobre todo, en el ámbito de los trasplantes de órganos. Dos problemas fundamentales se esconden detrás de este debate: uno de naturaleza metodológica, que confunde los planos del discurso (metafísico, gnoseológico, ético, fisiopatológico, clínico); y otro de tipo terminológico, condicionado por el anterior, que lleva a entender cosas muy diversas cuando se habla de “muerte cerebral”.

Para leer el articulo entero del Prof. Pablo Requena, Profesor Asociado de bioética, Pontificia Universidad de la Sta. Cruz, Roma, pinchar aquí