Asociación Española de Farmacéuticos Católicos | ¿Por qué no vendo preservativos en mi farmacia?
15857
post-template-default,single,single-post,postid-15857,single-format-standard,cookies-not-set,vcwb,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

¿Por qué no vendo preservativos en mi farmacia?

¿Por qué no vendo preservativos en mi farmacia?

Juan Carlos G. de V. Médico. Profesor de bioética. Año 2011

Hay algunas razones de tipo sanitario que justifican el que un farmacéutico procure evitar en lo posible la venta de esos dispositivos.

1) Su uso es complicado, y la gente no sabe usarlos, con lo cual generas más problemas de los que resuelves: das una falsa sensación de seguridad a los clientes. Pocos usuarios son conscientes de esas cautelas.

2) No previenen tan eficazmente como se dice los embarazos no deseados. Lo pone de manifiesto que la tasa de abortos y de venta de píldoras post-coitales y abortivas no hace más que aumentar en todos los países (Europa, USA) donde se reparten preservativos a mansalva. Y además para los esposos (no se olvide que la anticoncepción es éticamente reprobable solo entre cónyuges) hay métodos tanto o más eficaces de regular la natalidad (métodos naturales) sin poner en riesgo la salud o la vida. La eficacia de un método se mide seriamente con estudios epidemiológicos encaminados a establecer el índice de Pearl, un número que indica la tasa de embarazos por 100 mujeres durante un año, entre las que han usado un determinado método. El índice de Pearl de los métodos sintotérmicos es excelente, y por lo menos igual (en bastantes estudios, mejor incluso) que el índice de Pearl de los preservativos. Los datos pueden buscarse en las oportunas páginas web.

3) No protegen bien de las enfermedades de transmisión sexual. Las enf. de transm. sex. son ahora principalmente 7 (sífilis, gonorrea, herpes, clamidia, papiloma, sida, tricomona). Pues bien, el preservativo vale algo (solo algo, aunque ya es algo) para el sida, y alguna más, pero nada para el papiloma (principal causa de cáncer de cuello uterino) ni para otras. Para documentarlo, se puede visitar la página web del CDC (Center Disease Control) de Atlanta (http://www.cdc.gov/std/healthcomm/fact_sheets.htm), al alcance de cualquier usuario de internet. El CDC es un organismo de referencia mundial en detección y control de enf. infecciosas en todo el mundo: son quienes detectaron el Ébola, el virus de la gripe aviar, etc.

Y, además, los preservativos pueden conseguirse ya en cualquier comercio, droguería, cine o discoteca, y desde luego en muchas otras farmacias.

Hay por lo tanto serias razones éticas. El interés por “ganar más dinero” no puede condicionar la dispensación de objetos arriesgados para la salud pública (¿vendería vacunas o medicinas caducadas, aunque hubieran caducado sólo ayer?). Cada vez está más extendida la convicción de que los adolescentes deberían evitar las relaciones sexuales. Y para las personas casadas, cada vez más estudios filosóficos, antropológicos y éticos que coinciden en señalar que los matrimonios que usan anticoncepción en vez de usar métodos respetuosos con el cuerpo de la mujer (métodos de reconocimiento de la fertlidad), son matrimonios en cierto modo frágiles; es decir, la anticoncepción no simplemente priva al sexo de su capacidad fértil, sino que lo priva de su capacidad para expresar el amor, la unión completa, íntima y total con el cónyuge.